Combatir la abstención, el reto de la oposición en las regionales


La oposición venezolana enfrenta el desafío de llevar a sus desmotivados seguidores a votar el domingo en las elecciones de gobernadores, pues una elevada abstención permitirá al gobierno de Nicolás Maduro minarles el favoritismo que le dan las encuestas, según analistas.

Entre 50% y 60% de los venezolanos están dispuestos a votar en los comicios regionales, según la firma Datanálisis, mientras que el promedio de participación en este tipo de elecciones ha oscilado entre 60% y 70%.

“Ahora la intención es menor, porque hay frustración en la oposición, una fractura entre los que quieren ir y los que piensan que es un error pues valida al Gobierno, a la Constituyente y al poder electoral”, dijo a la AFP Luis Vicente León, director de Datanálisis.

La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que asegura ser aún mayoría tras arrasar en las elecciones parlamentarias de 2015, lideró multitudinarias protestas entre abril y julio para exigir la salida de Maduro y frenar la elección de la Asamblea Constituyente, integrada sólo por oficialistas.

No se lograron los objetivos y la decepción entre opositores fue evidente: Maduro sigue en el poder, las manifestaciones dejaron unos 125 muertos y la Constituyente se instaló a pesar de denuncias de irregularidades en la elección.

Félix Seijas, director de la encuestadora Delphos, calcula una participación cercana a 55%, aunque -opinó- “en el contexto actual debería ser mayor, porque esta elección servirá para conocer el balance de fuerzas entre gobierno y oposición”.

Por el contrario, Jesús Seguías, director de Datincorp, cree que en las regionales votarán más de 60% de los venezolanos.

“La ira acumulada y la impotencia por no encontrar salidas a la crisis hace que se vea a estas elecciones como una oportunidad de enviar un mensaje de descontento”, comentó a la AFP.

La oposición ha multiplicado sus llamados a votar para castigar al gobierno por la severa crisis del país, que está al borde de la hiperinflación y sufre una grave escasez de alimentos y medicinas.

– ¿Quién quiere abstención? –

El gobierno controla actualmente 20 de las 23 gobernaciones del país, las tres restantes son de la coalición opositora.

Una encuesta de Datanálisis precisó que 44,7% de los consultados planea votar por los candidatos de la oposición y un 21,1% por los oficialistas. Con ese resultado, calcula la firma Torino Capital -que encargó el estudio-, la MUD puede ganar 18 estados.

Los expertos coinciden en que pese a que es probable que el gobierno gane esta vez menos gobernaciones, una baja participación podría emparejar el resultado.

“Una abstención alta puede beneficiar al gobierno en estados pequeños y la oposición puede bajar a 11 gobernaciones”, precisó Seijas.

No obstante, Maduro asegura que los oficialistas podrían incluso lograr las 23 gobernaciones. “Será una victoria histórica”, expresó el domingo.

León advierte que para la oposición es fundamental vencer la abstención porque “es obvio que es mayoritaria”. “En un escenario convencional, con participación elevada y una elección transparente y competitiva, debería tener un triunfo bastante contundente”, aseveró.

Ante esa fotografía, el mejor escenario para el gobierno -acotó- será “reducir el esplendor del voto opositor y para eso usará su fuerza de movilización, chantaje electoral y control institucional”.

“En una elección normal la oposición ganaría todas o casi todas las gobernaciones, porque el rechazo al gobierno es masivo, de casi 80%. Ahora bien, el gobierno estimula la abstención, y abusa de su poder”, añadió Seguías.

– Dar la batalla –

En un escenario así, ¿por qué la Asamblea Constituyente ordenó adelantar esos comicios de diciembre a octubre?

“Por su situación precaria producto de la crisis económica y las presiones internacionales, el gobierno está obligado a buscar salidas, negociaciones que le permitan continuar”, opinó Seguías.

Los analistas consideran que, por su parte, la oposición hace bien en participar.

“No puede ceder su derecho sin batallar. La participación le permitirá movilizar a sus seguidores. Tiene que demostrar que es mayoría”, señaló León.

Seijas considera que el terreno fuerte de la oposición es justamente el electoral y debe aprovecharlo. “A pesar del desánimo, la oposición no puede ceder espacios de poder”, como son las gobernaciones.

El director de Delphos considera que los opositores deben cuidarse, además, de enviar una señal de debilidad al mundo.

“La comunidad internacional tiene la idea de que el país es opositor y el gobierno es minoría. Es preocupante si esa percepción cambia”, añadió.

por Alex VASQUEZ/AFP

Comentarios
Previous ¡Viva la Revolución! Venezuela registró el mayor aumento en el número de subnutridos, revela informe FAO
Next Puigdemont declara la independencia de Cataluña, pero la deja en suspenso