Reinaldo Aguilera: Sensatez y sensibilidad

Sensatez y sensibilidad. No se trata precisamente de la novela de Jane Austen, llevada al cine en 1995 e interpretada magistralmente por Emma Thompson, Kate Winslet, Hugh Grant y Alan Rickman. No. Se trata de dos cualidades humanas que deben ser inherentes a los servidores públicos, a los funcionarios que optan a cargos de elección popular y a quienes son designados a través de la figura del libre nombramiento y remoción, para ocupar puestos en la administración o el gobierno de los asuntos de un Estado.

 

Si bien la sensatez es la cualidad que tienen las personas que actúan racionalmente, que se guían por el sentido común, muestran buen juicio, prudencia y madurez en sus actos y decisiones, también es la capacidad de no dejarse llevar por emociones incontrolables como el odio, la amargura, la pasión o la violencia.

 

Mientras que la sensibilidad es definida como la propensión natural de los seres humanos a emocionarse ante sentimientos como el amor, la ternura o la compasión. Es esa facultad de sentir, es la tendencia natural a abrigar emociones o sentimientos ante determinadas circunstancias que implican o guardan un fuerte compromiso emocional. Es empatía, compasión, humanidad.

 

Conociendo ya el significado de ambos conceptos, podemos entender rápidamente que quienes gobiernan a Venezuela carecen por completo de ambos atributos, pues a ellos solo les interesa el poder por el poder, así lo han demostrado en los últimos 18 años y se han encarnizado aún más en este cuatrienio.

 

En nuestras peores pesadillas, jamás pudimos ver el dantesco cuadro que hoy dibuja la Venezuela socialista de Chávez y Maduro: millones haciendo colas para conseguir alimentos de consumo masivo a precios regulados bajo presentación (en principio) de cédula de identidad y ahora del carnet de la patria para tener acceso a una caja de comida que ni siquiera suple los requerimiento nutricionales; una emigración de venezolanos calculada en 2,4 millones de compatriotas; cerca de cuatro millones de personas buscando qué comer entre la basura; paisanos pidiendo cualquier ayuda para saciar el hambre; muerte de neonatos y niños menores de cinco años por desnutrición, malnutrición o enfermedades asociadas;  deceso de parturientas por escasez de medicamentos; desabastecimiento de medicinas que ronda el 85%; centros hospitalarios cerrados por falta de insumos y de personal médico y de enfermería; y el retorno de enfermedades erradicadas como la difteria, el mal de chagas, sarampión, rubeola y tuberculosis, entre otras. En este aterrador contexto solo hay insensatez e insensibilidad.

 

Tampoco soñamos con experimentar un incremento desproporcionado de la violencia criminal; una impunidad que ronda el 95%; presos políticos o presos de conciencia; persecución política y ataques a la oposición perpetrados por grupos paramilitares actuando al margen de la ley; hiperinflación; caída estrepitosa del poder adquisitivo; una red de corrupción tan bien organizada, difícil de encontrar en otro país del mundo; escasez de efectivo y lo más reciente, escasez de combustible en el país con las reservas de petróleo probadas más grandes del mundo. En este pavoroso escenario no hay un ápice de sensatez ni sensibilidad.

 

Recordaba que en octubre de 2014, Nicolás Maduro decía en una cadena nacional de radio y televisión: “Un gobierno revolucionario con poder económico como el que yo presido, tiene planes para pasar cualquier situación, así tiren los precios de petróleo a donde los tiren“. En enero de 2016, decretaba la primera Emergencia Económica. A septiembre de 2017, ha renovado el mandato en 11 ocasiones – cada prórroga se ha extendido por 60 días – y la situación cada día es más precaria, insostenible y sin señales de mejorar porque no hay intención de hacerlo, porque el fin último es controlar a una población por el hambre. Allí no hay sensatez ni sensibilidad.

 

Entre 1999 y 2014, Venezuela recibió US$960.589 millones por exportación petrolera – a razón de US$56.500 millones anuales –. Para que tengamos una idea de lo percibido, en el último quinquenio de Rafael Caldera (entre 1993 y 1998) a la nación ingresaron US$15.217 millones anuales. Aunque economistas y ex funcionarios del Banco Central de Venezuela han dicho que el chavismo ha despilfarrado en 18 años, más de US$2 billones – o 2 millardos – que escrito con todos su ceros, se lee US$2.000.000.000.000.000.000. Allí no hay sensatez ni sensibilidad.

 

Es más, para visualizarlo mejor, les dejo este dato: el Plan Marshall – que no es otra cosa que el Programa de Reconstrucción Europeo tras la segunda guerra mundial –, le costó a los Estados Unidos US$12.741 millones y su ejecución duró tres años, entre 1948 y 1951. Dieciséis países de Europa Occidental devastados por el conflicto bélico, que entonces contaban con casi 285 millones de habitantes, salieron a flote tras la aplicación del mayor esfuerzo estratégico de desarrollo hasta ahora puesto en práctica. El entonces secretario de estado norteamericano George Marshall, no solamente demostró prudencia, juicio y entendimiento, sino también una generosidad, nobleza y condescendencia pocas veces vista.

 

Pero volviendo al caso venezolano, nos topamos además con que el dueto Chávez – Maduro no ahorró durante el boom petrolero sino que gastó, robó y además quintuplicó la deuda externa. Y ahora que estamos viviendo la época de las vacas flacas, Maduro no tiene cómo hacerle frente a esta crisis humanitaria sin precedentes, delegando culpas primero en Barack Obama y ahora en Donald Trump, en Europa, en Canadá y en cuanto gobierno latinoamericano ose denunciar la sistemática violación a los Derechos Humanos en nuestro país. Allí no hay sensatez ni sensibilidad.

 

Por las razones expuestas, debemos acudir de manera masiva a votar en las elecciones regionales del 15 de octubre, vencidas desde 2016 y convocadas por el CNE, primero para el 10 de diciembre de 2017 y luego adelantadas para la fecha mencionada, a solicitud de una Asamblea Constituyente Comunal fraudulenta, ilegal, nula de toda nulidad.

 

No debemos seguir cediendo plazas al chavismo, rescatemos cada espacio que podamos a través de la única vía que conocemos: la electoral. Los demócratas creemos en el poder del voto y solo por medio de él arrebataremos el poder a quienes llegaron sólo para eternizarse y no para garantizar calidad de vida a nuestra población. En ellos no ha habido, no hay y no habrá sensatez ni sensibilidad. Así de simple y sencillo.

 

Reinaldo J. Aguilera R. / Coordinador Nacional Electoral Adjunto de Primero Justicia

En Twitter: @raguilera68 / @pjcontrolelecto

Asamblea Nacional desconoce la constituyente fraudulenta

La Asamblea Nacional (AN) desconoce la asamblea nacional constituyente fraudulenta que fue electa el domingo.

“Desconocemos los resultados de la elección, la asamblea nacional constituyente y todos sus actos. Estamos en presencia del peor fraude electoral de nuestra historia. En todos nuestros avatares autocráticos nunca habíamos tenido un fraude tan fuerte como el que se llevó a cabo por orden de Nicolás Maduro y organizado por Tibisay Lucena”, indicó el parlamentario Juan Miguel Matheus, quien inició el debate

Henry Ramos Allup, legislador por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), denunció que el presidente Nicolás Maduro inventó el fraude constituyente para lograr lo que no pudo con los votos del pueblo.”Nació írrita e írritos son sus resultados”, agregó el dirigente en el debate.

Recordó que ni siquiera se permitió a la prensa cubrir el proceso comicial “para que no se viera la falta de popularidad de la que son víctima”.

Sobre la posible instalación de asamblea constituyente en el Palacio Legislativo, Ramos Allup dijo: “Tenemos que cumplir con nuestro deber aquí y donde sea, porque a nosotros nos eligieron 14 millones de venezolanos”.

Freddy Guevara, primer vicepresidente del Parlamento, advirtió que el chavismo se equivoca si cree que por la fuerza terminarán el Poder Legislativo: “Jamás obtendrán el curul que les quitó el pueblo por corruptos (…) Por todos los caídos juramos que no nos vamos a rendir ¡Seguiremos en la lucha que estamos por vencer!”.

Los diputados chavistas Eustoquio Contreras y Germán Ferrer también estuvieron se incorporaron a la sesión.

Respaldo internacional

Para las 10:22 am, los embajadores de Francia, Reino Unido, España y México estuvieron en el Palacio Federal Legislativo para reunirse con la directiva del Parlamento y expresar su respaldo al Poder Legislativo. Los diplomáticos presenciaron por unos minutos la sesión, pero luego se retiraron.

Julio Borges, presidente de la Asamblea, destacó que la presencia de los diplomáticos es una muestra de apoyo para los venezolanos. Denunció irregularidades en la atención de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) con respecto a las delegaciones.

“La GNB solo dejó ingresar a pie al personal diplomático al Palacio, aspecto que es irregular porque esta es una medida que le corresponde ordenar a la directiva”, agregó.

Agresiones

Las diputadas Nora Bracho y Elimar Díaz fueron agredidas por funcionarios de la GNB, de acuerdo con las denuncias realizadas por los parlamentarios.

Ayer, los jefes de fracción de los diferentes partidos del Parlamento se reunieron. Después del encuentro, expresaron en la vocería del presidente del Poder, que mantendrían sus sesiones en el Palacio Federal Legislativo.

En qué se diferencia la nueva Constituyente impulsada por Nicolás Maduro en Venezuela de la que convocó Hugo Chávez en 1999

“Nuestra Constitución, una de las mejores del mundo, está blindada de cualquier capricho personal”.

Así se refería Hugo Chávez en 2008 a la ley fundamental de Venezuela, promovida por el presidente. Era palabra sagrada para él y sus seguidores. Pero en medio de una crisis política y económica sin precedentes, su sucesor, Nicolás Maduro, busca algo impensado: reformarla.

Los venezolanos están convocados este domingo a escoger a los miembros de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC), mecanismo previsto en la legislación para modificar la Carta Magna.

Se produce a 18 años de la ANC, organizada por Chávez pocos meses después de asumir el poder, que permitió aprobar la llamada Constitución Bolivariana y que creó la base institucional existente en Venezuela.

Llevan el mismo nombre, pero responden a realidades completamente distintas. Y es una iniciativa que ha crispado los ánimos en un país dividido: para el gobierno es necesaria para fomentar el diálogo y alcanzar un pacto social por al paz; para la oposición es una forma de autogolpe de Estado y la confirmación de la “deriva autoritaria” del presidente.

La ANC de ahora se realiza por iniciativa del heredero político de Chávez, Maduro, a quien el difunto mandatario dejó encargado del poder y designó como sucesor. Pese a ello, entre ambas iniciativas parece haber más diferencias que semejanzas.

BBC Mundo te cuenta cuáles son las principales.

Un país distinto

Hugo Chávez.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionHugo Chávez convocó a una Asamblea Nacional Constituyente en 1999 que aprobó la Constitución Bolivariana.

El contexto político y económico de Venezuela es uno de los factores que marcan distancia entre las dos constituyentes.

“Cuando se convoca la ANC de 1999, el chavismo era la primera fuerza política del país tras ganar la presidencia en diciembre de 1998″, le dice a BBC Mundo, Andrés Caleca, quien en esa época presidía el Consejo Nacional Electoral de Venezuela, “mientras la oposición estaba totalmente en desbandada y la situación económica del país era normal -aunque el precio del petróleo estaba bajo-, con todo el aparato productivo funcionando”,

Ahora la situación es a la inversa: lo que está en desbandada es el chavismo, mientras la oposición está unificada, avanzando con aciertos y errores”, agrega, “según las encuestas, casi 80% de los electores votarían por la oposición y 20% lo haría por el oficialismo. El país está quebrado, en una situación de crisis humanitaria por falta de alimentos y de medicinas y con una expectativa de crecimiento de la economía de -12%, lo que es propio de países que han vivido una catástrofe o una guerra”.

Del chavismo al madurismo

Los cambios en la base de apoyo del chavismo tienen impacto en la convocatoria, explica Carmen Beatriz Fernández, consultora política de la empresa Datastrategia y profesora de Comunicación Política de la Universidad de Navarra.

Protestas en Venezuela.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionA diferencia de la convocatoria constituyente de Chávez, la actual sucede en medio de una crisis económica y social en Venezuela.

“La diferencia no solo está entre el liderazgo de Chávez y de Maduro, una comparación en la que aparece en desventaja este último, sino que hay que reconocer que cuando el actual mandatario asumió las riendas del oficialismo este movimiento ya estaba mermando”, afirma en conversación con BBC Mundo.

La experta señala que Chávez siempre tuvo una mayoría a su favor y que mantuvo un nivel de apoyo en torno a un 56%, con algunos altibajos. “Él quiso tener mucha base popular, pero también institucional y constitucional para hacer la cosas que quería. Para ello se dotó de su Constituyente y su Constitución que le dieron su piso político”, señala.

En 1999, afirma, había tres tipos de chavistaslos emocionales, que eran la mayoría y que sentían una profunda conexión con Chávez; los ideológicos, que era una minoría de personas de extrema izquierda; y los utilitarios, que son aquellos cuyo apoyo depende de que reciban beneficios.

“Ahora el chavismo emocional desapareció. Maduró ganó las elecciones de 2013 en un resultado muy reñido con el país partido en dos mitades. Ese 50% Maduro lo llevó a 20% ahora. ¿Qué perdió? Básicamente al chavismo emocional. Se quedó con el ideológico y el utilitario”, apunta.

¿Corporativismo?

Nicolás Maduro.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionNicolás Maduro no cuenta con el mismo apoyo que tenía Hugo Chávez cuando convocó la Asamblea Nacional Constituyente.

Fernández considera que esos cambios en el apoyo popular de Maduro son un elemento clave para entender las llamadas bases comiciales, las normas que rigen la elección de la ANC. En la Constituyente de 2017, estas reglas que fueron propuestas por Maduro establecen dos mecanismos para la elección de los 545 miembros de la Asamblea.

De ellos, 364 serán electos de forma territorial (uno por cada municipio y dos en los municipios de son capital de estado) y los 181 restantes serán escogidos en representación de ocho sectores seleccionados por el gobierno: trabajadores, campesinos y pescadores, estudiantes, personas con discapacidad, pueblos indígenas, pensionados, empresarios y comunas y consejos comunales.

“Es una Asamblea corporativa. No va a nacer del voto universal sino de unos estamentos específicos inventados para esta ocasión que no están en la Constitución. Se convierte en una elección censitaria: los trabajadores votan por los trabajadores, los empresarios por empresarios, etc“, cuestiona Caleca.

Afirma que en Venezuela el único censo de votantes que existe es el padrón electoral universal, por lo que el CNE ha debido crear ahora las listas de quienes pueden votar en cada sector.

El expresidente del máximo órgano electoral de Venezuela recuerda que en 1999 los candidatos a la Constituyente fueron escogidos mediante el voto universal, secreto y directo en circunscripciones uninominales que se correspondían con las que ya existían y que habían sido usadas meses antes en las elecciones parlamentarias.

Consulta popular.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa oposición realizó una consulta popular el pasado julio con el objetivo de juntar votos en rechazo a la convocatoria a la Asamblea Constituyente.

“Ahora hay una representación territorial que es totalmente inadecuada porque cada municipio elige el mismo número de representantes independientemente del número de electores que tenga. Eso no tiene sentido porque se pierde el principio de un hombre, un voto”, asegura en referencia a un norma que, en la práctica, hará que un municipio con 900.000 electores cuente con la misma representación que uno con 100.000.

Carmen Beatriz Fernández considera que las bases comiciales responden a la conformación actual del apoyo al oficialismo: “En el voto territorial se privilegia a los municipios rurales, que es donde la queda mayor apoyo al chavismo que ha mermado en las áreas urbanas. Pensando en eso se establece en las bases comiciales que cada municipio elige un miembro a la ANC. El voto sectorial, en cambio, se enfoca justo en esos sectores en los que el madurismo ha mostrado tener algún arraigo, bien por razones ideológicas o utilitarias”, asegura.

Objetivos

Maripili Hernández, quien fue miembro de todos los equipos de campaña electoral de Chávez desde 1998 y que durante su gobierno llegó a ser ministra de la Juventud, defiende la elección de miembros por sectores debido a los objetivos de la ANC.

Constitución de Venezuela.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa nueva Constitución de 2000 dio a luz a la llamada “República Bolivariana”.

“La Constituyente es importante para abrir el escenario de la discusión suprema, en la que se sienta el poder originario. Allí participan los representantes de todos los sectores del país: los indígenas, los estudiantes, los ancianos, los empresarios. Lo que me parece más importante es que ellos van a defender allí intereses sectoriales y por eso me parece muy bueno que esta Constituyente tenga candidatos de sectores”, señala en conversación con BBC Mundo.

“Los discapacitados que participen van a hacer propuestas que van a beneficiar no solo a los discapacitados chavistas. Estoy segura de que un empresario chavista y uno opositor tienen intereses comunes”, añade.

Hernández considera que los objetivos planteados son otra gran diferencia entre la Constituyente de 1999 y la de 2017.

Chávez impulsó la ANC con la promesa de refundar el Estado y cambiar la Constitución. “En aquel momento era sumamente importante establecer un pacto social que permitiera iniciar una nueva forma de gobierno. Veníamos de una democracia representativa, y con la nueva Constitución se estableció una democracia participativa y protagónica”, recuerda.

Mensajes a favor de Chávez.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa Constitución aprobada durante el gobierno de Chávez originó una “democracia participativa y protagónica”, afirma Maripili Hernández, exfuncionaria chavista.

“Hoy no se trata tanto de un cambio de modelo democrático en sí mismo, porque en esta Constituyente se va a continuar con el modelo de democracia participativa y protagónica, sino que lo que realmente necesitamos es un pacto social por la paz”, indica.

“El país ha devenido en muchas situaciones conflictivas que nos están quitando la paz y es indispensable que los actores políticos se sienten a conversar para tratar de conseguir soluciones a nuestros problemas, pero no en el medio de protestas violentas”, agrega en relación con la ola de manifestaciones antigubernamentales que sacuden al país desde comienzos de abril.

Para Hernández, los líderes políticos tanto del oficialismo como de la oposición declinaron la posibilidad de establecer un diálogo para resolver sus diferencias.

“La Constituyente es un gran espacio para discutir los intereses que tenemos como sociedad y, además, permite saltarse la alcabala (el control) de los liderazgos de los partidos políticos de cada lado que, a mi modo de ver, están bastante desgastados sobre todo por su negativa absurda de no querer conversar. Será la gran mesa de negociación porque allí están representados todos los ciudadanos, porque ese es el poder originario”, afirma.

Participación opositora

En la elección de la Constituyente de 1999 el chavismo logró una mayoría abrumadora por dos motivos distintos: por un lado, era mayoritario; y por el otro, al estar unido logró que sus candidaturas se impusieran a los aspirantes opositores que estaban divididos.

Al tratarse de elecciones uninominales sin representación proporcional de las minorías, el candidato más votado -aunque no tuviera mayoría- era el que se quedaba con el puesto.

Protestas en Venezuela.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image caption“Esta ANC de ahora ha sido convocada ilegalmente”, dice Andrés Caleca, quien fue presidente del Consejo Nacional Electoral de Venezuela.

La consecuencia de ello, fue que el chavismo obteniendo poco más del 65% de los votos se quedó con 95% de los asientos de la ANC. “Había una preeminencia absoluta del chavismo. A pesar de eso, los candidatos de la oposición que pudieron participar obtuvieron un poco más de 30% de los votos”, recuerda Caleca.

En la Constituyente de este año, sin embargo, la oposición ha decidido no participar argumentando que se trata de un fraude y que las bases comiciales están sesgadas para darle al chavismo una mayoría.

Caleca señala además que en 2017, a diferencia de 1999, no hubo un referendo consultivo para que los ciudadanos expresaran su apoyo a la celebración a la Constituyente.

Esta ANC de ahora ha sido convocada ilegalmente por el presidente de la República, quien no tiene facultades legales para hacerlo. El único que puede convocarla es el poder originario, expresado en el cuerpo de electores del país”, apunta.

Carmen Beatriz Fernández atribuye la falta de esta consulta previa al temor del gobierno de que la propuesta fuera rechazada: “La Constituyente de 1999 empieza con un referendo consultivo y concluye con un referendo aprobatorio de la nueva Constitución. Eso está muy lejos de la intención de Maduro en este proceso porque es evidente que cualquier referendo podría convertirse en un plebiscito”.

Vista aérea de Caracas.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEste domingo, los venezolanos van a las urnas para elegir a los miembros de una Asamblea Nacional Constituyente, con el fin de modificar la Carta Magna.

Caleca afirma que el oficialismo no se someterá a ninguna votación universal libre por temor a perderla. “El objetivo final de esta Constituyente es arrasar con los poderes públicos no afectos al gobierno e instaurar en Venezuela definitivamente una dictadura”.

Esta posición no es compartida por Maripili Hernández, quien dice lamentar la decisión de la oposición de no participar en la ANC y confía en que ese proceso ayudará a fomentar el entendimiento entre los venezolanos.

“No se puede pensar que el diálogo político necesario para conseguir la paz solamente se puede dar entre dirigentes políticos, de un lado o del otro. Venezuela es mucho más”, opina, “la ANC no es solo un mecanismo para cambiar la Constitución. Ese puede ser el resultado final, pero la Constituyente es un proceso en el que lo más importante es la conversación, el diálogo. Creo que en esta oportunidad, más importante incluso que el proceso final es el proceso”.

¡EL MEJOR MOMENTO PARA VENEZUELA!

 Por: Martha Hernández

@marthamda

Coordinadora Estadal de Vente Venezuela

Mérida, Venezuela

 

Todos los días encontramos en las calles de Venezuela a miles de ciudadanos expresando su rechazo al régimen dictatorial instalado en el país, así como también denunciando las penurias que viven las familias y la necesidad de resolver cuanto antes la crisis humanitaria existente. Ante esta grave situación, los venezolanos nos hemos solidarizado unos con otros. Mientras vecinos y compañeros se ayudan entre sí, vemos cómo se han producido acciones de grandeza inenarrables. Al mismo tiempo, las posiciones políticas e ideológicas más distantes comienzan a coincidir en una sola idea: conquistar la Libertad.

 

Estos hechos políticos y sociales nos indican que algo cambió, pues muy diversos sectores de la sociedad van haciendo filas contra la Dictadura. Así, cada día son más las voces de protesta cívica en la calle. A los jóvenes se les han unido los docentes, los productores agropecuarios, los comerciantes, los médicos, los deportistas… Hombres y mujeres, todos con un elemento diferenciador en cada manifestación popular: hay Decisión.

 

La unión y acción decidida de los venezolanos por conquistar la libertad ha hecho que el mundo  voltee la mirada de manera sincera hacia nuestro país, que haya dejado de mirarnos con indiferencia. Ya la resolución de la crisis política, económica, social e institucional de Venezuela se convirtió en un asunto de interés para la región y para muchos países de ambos hemisferios. Hoy somos el centro de atención y discusión.

 

Los elementos descritos hacen que este sea el mejor momento para alcanzar una Venezuela libre, democrática y próspera; es el más esperanzador, el más productivo. Los venezolanos ya no nos conformamos con migajas. Ahora exigimos respeto a nuestra ciudadanía, mientras que apostamos por el desarrollo y pensamos en grande a nuestro país.

 

La lucha ha sido dura, pero también ha hecho brotar lo mejor de nosotros. Lo que hasta ayer veíamos con resignación, hoy ya no nos limita. Por el contrario, sabemos que tenemos la capacidad para construir el estado que merecemos y nos hemos preparado para ello. No nos resignamos a ver salir del país a nuestros seres queridos; los queremos con nosotros, a todos ellos y tampoco aceptamos perderlos en manos de la delincuencia. ¡Basta de violencia!

 

Venezuela toma un nuevo rumbo: ya el miedo no nos paraliza y la certeza de algo más grande nos motiva, nos moviliza, nos une. Así como en otros momentos de la historia inestimables venezolanos con gran valor y visión supieron interpretar las oportunidades que se presentaban, los venezolanos de hoy abrimos nuestros brazos y encaramos el futuro; asumimos que tenemos una responsabilidad individual y actuamos como nación.

 

En tal sentido, es tarea urgente organizamos, sumar, pensar,  orar y actuar. El pasado nos fortalece, el presente nos une y el futuro nos reconforta. Por eso, debemos convencernos de que la lucha cívica por el país que anhelamos requiere de todos. El odio ya no está; el miedo salió huyendo; el sueño se volvió realizable…Venezuela está de pie. ¡Gloria al bravo pueblo!

 

¡Vamos Venezuela, llegó la hora de la Libertad!

Bolívar despide al notable Pompeyo.

Jim Morantes

Hablar de Pompeyo Ezequiel Márquez Millán, es referirse con orgullo a una leyenda viviente con armadura reivindicadora, estampa fuerte de vikingo latino, nacido en ciudad Bolívar un 28 de abril de 1922, su afán por un país mejor, lo llevó a enfrentar la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, posteriormente reaccionó contra la política de Rómulo Betancourt y Raúl Leoni, incursionó en la lucha armada donde fue apresado, logró escaparse del cuartel San Carlos y después comprender que la solución de la civilización era la consolidación de la Constitución, allí aceptó la amnistía de Rafael Caldera; prosiguió la constante y permanente política de acción, recorrió el país con gran clamor, visión compartida con otros dirigentes y amigos del PCV, resultando de esa interacción doctrinaria la fundación del Movimiento al Socialismo (MAS), relevante partido de cuadros a lo largo y ancho de la geografía venezolana.

Entre otros cargos fue Senador, miembro de la Comisión Presidencial para la Reforma del Estado (CODEPRE), integró la Comisión Presidencial para Asuntos Fronterizos Colombo – Venezolanos (COPAF), destacó como ministro de Estado para el Desarrollo de Fronteras, impulsó y concretó por vía gubernamental ciudad Sucre del municipio Páez en el estado Apure.   Su visión y concepción no le permitió apoyar a Chávez, lo que conllevó a salir de su hogar el MAS, para ser cofundador del partido Izquierda Democrática que posteriormente se fusionó con Un Nuevo Tiempo, organización política donde militó y adverso a Maduro hasta su despedida.

Desde 1984, fue defensor de las reivindicaciones ancestrales con su fundación Gual y España. Insigne representante del tricolor en la defensa de la soberanía nacional, es indiscutiblemente parte de esa historia patria digna de recordar y admirar. Se fue anticipadamente porque aún tenía mucho por dar y andar.

Pompeyo ya estás en otros horizontes en los cuales la imaginación terrenal no da para interpretar lo que ha de pasar, lo que si se es que el ámbito espiritual viene acompañado de connotación y evolución. Su forma de pensar y actuar lo llevó a ser un  Dirigente imponente, pertinente y aguerrido luchador social.

Hombre escogido para grandes designios  y merecedor del honor, se dedicó a concretar extraordinarias tareas en pro de la colectividad, su relevante actuación trascendió la escena nacional con respeto, integridad  y dignidad.  A pesar de la adversidad temporal, tenía siempre un buen gesto de amabilidad, enorme dureza en el actuar le causó fortaleza en el andar.

Un horizonte fijo y una mente determinada en conquistar la libertad y el progreso de todos por igual, le permitió luchar por Venezuela cada segundo sin parar y cada minuto sin dudar, transformando cada hora en aventura social con clamor popular. Sus días eran épicos porque vencía con elegancia la adversidad y lograba conquistar la simpatía del connacional.

O extraordinario Pompeyo gracias por tu sencillez, calidez, humildad y sentido patrio en esta época tan difícil de llevar. Un enorme sentimiento de  vacío, me generó la triste noticia de tu partida.

Mis muy sentidas condolencias y enorme fortaleza para Yajaira, sus hijos, familiares y amigos. Desde Mérida la ciudad que brinda esperanza, consolida profesionales y alberga soñadores. Un gran abrazo demócrata de tu amigo.

Jim Morantes

Murió joven durante protesta en Lara

La tarde de este viernes 16 de junio un joven murió durante una manifestación en la urbanización Club Hípico Las Trinitarias de Barquisimeto, estado Lara.

El joven fue identificado Nelson Daniel Arévalo Avendaño, tenía 21 años, y fue trasladado a la clínica Luis Razetti por una herida en el rostro, de acuerdo con los primeros reportes. Ingresó al centro de salud sin signos vitales.

Rescate Barquisimeto y Funpaz confirmaron la información en sus cuentas de Twitter.

La periodista larense Karina Peraza informó que Arévalo Avendaño fue asesinado de un disparo en el rostro y que es el décimo fallecido en Lara durante manifestaciones opositoras.

Ramón Vélez, corresponsal de Unión Radio en la entidad, aseguró en la emisora radial que Andrés Colmenares, director de Funpaz, confirmó que aproximadamente a las 11:00 am manifestantes cerraron las entradas de la urbanización de Barquisimeto.

Vélez declaró que en los últimos días los manifestantes han cerrado los accesos a Club Hípico Las Trinitarias como medida de seguridad por “ataques de grupos irregulares”.

Informó además que las fuerzas de seguridad del Estado han realizado 17 allanamientos a hogares de quienes protestan regularmente.

Vélez indicó que durante el día la Universidad Fermín Todo fue evacuada “por medidas de seguridad”. “No se habla de la presencia de cuerpos de seguridad sino de grupos irregulares”, añadió Vélez.

En el portal web de El Impulso se confirmó el fallecimiento de Arévalo Avendaño y se indica que la herida que le causó la muerte al manifestante la sufrió durante enfrentamientos contra los organismos de seguridad que reprimían la protesta.

Desde tempranas horas de la tarde se reportaron manifestacines en la urbanización Club Hípico Las Trinitarias de la ciudad de Barquisimeto, estado Lara, y presencia de funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado en la zona.

¡CON CONSTITUYENTE O SIN CONSTITUYENTE!  

 

Por: Ing. Martha Hernández

@marthamda

Coordinadora Estadal Vente Venezuela

Mérida-Venezuela

 

 

Desde hace 42 días, la opinión pública venezolana se ha centrado en la convocatoria inconstitucional de una Asamblea Nacional Constituyente realizada por el Sr. Nicolás Maduro Moros y avalada por el Consejo Nacional Electoral.

 

Ahora bien: la lucha que está dando en este momento el pueblo de Venezuela tiene su origen en la ruptura del hilo constitucionalgenerada por las sentencias 155 y 156 de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), a través de las cuales se desconoce a la Asamblea Nacional y se habilita al Ejecutivo para tomar decisiones que son competencia exclusivade la primera. Este avance del régimen totalitario en Venezuela hace evidente lo que desde Vente Venezuela habíamos alertado hace ya algunos años: ¡Enfrentamos una Dictadura!

 

El primeroen alzar su voz anunciando el golpe de estado por parte del TSJ fue el liderazgo opositor venezolano,al que se lefue sumandodiversos juristas que denunciaron la violación constitucional y la propia Fiscal General de la República,Luisa Ortega Díaz. Fue ella quien formalmente declara la “Ruptura del hilo constitucional”. Para el 19 de abril, la coalición democrática convoca la movilización más grande que se había producido en Venezuela hasta ese momento: ¡Venezuela en la Calle contra el Golpe!

 

Pese a lo anterior, fueron muchos los motivos que tuvimos los venezolanos para salir a la calle desde ese día y no haber regresado aún: 81,8% de los hogares son pobres (según la Encuesta de Condiciones de Vida 2016, ENCOVI);la tasa de mortalidad infantil está subiendo peligrosamente:siete niños mueren diariamente en el país por falta de insumos y alimentos (Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría); la escasez de productos básicos en Venezuela supera el 80% (Datanálisis);miles de jóvenes huyen del país por las condiciones de inseguridad y calidad de vida, así como las escasas oportunidades para realizarse;la escasez de medicamentos alcanza el 85% (FEFARVEN);Venezuela ocupa el segundo lugar entre los países con mayor violencia letal en el mundo (OVV); la inflación –según cifras del Fondo Monetario Internacional–será de 720% en 2017 y 2.068% en 2018. Estas son apenas algunas de las razones que, sumadas al Golpe de Estado que se diera desde sus propias instituciones, une en este momento a los venezolanos en un solo objetivo: poner fin a esta tragedia.

 

La lucha que se vive en Venezuela actualmente ha sido dolorosa e intensa; las protestas se han expandido por todo el territorio nacional, sumando a su paso cada día, a más y más venezolanos como razones. Frente a la protesta pacífica, la respuesta ha sido la huida hacia adelante por parte del régimen,conla Convocatoria de estailegal “Asamblea Nacional Constituyente”; llena de vicios en su pretendida aplicación y amenaza grave para la República en su contenido,que –lejos de sus declaradas pretensiones– no han hecho otra cosas que agudizar la situación del país.

 

Ni los líderes, ni los jóvenes, ni las mujeres, ni los hombres venezolanos han retrocedido frente a una represión brutal, que ha violado de manera flagrante los derechos humanos y cobrado la vida de más de 70 venezolanos. Por el contrario, ha captado la atención del mundo. El régimen comienza a resquebrajarse: pronunciamientos de diputados oficialistas y magistrados, así como de muchos de sus ex-funcionarios; contradicciones entre funcionarios de alto nivel, en diversos Poderes; declaraciones del Ministro de la Defensa, reconociendo violaciones de derechos humanos; y la comunidad internacional y la iglesia solidarizándose con el dolor de los venezolanos.

 

Mucho se ha dicho en los últimos días sobre la “Constituyente”. Entre los escenarios posibles se encuentra una suspensión de la Convocatoria, aunque otros en cambio revelanque no lo harán. Sin embargo, los venezolanos tenemos claro que no han cesado las causas que dieron origen a esta lucha y también cuál es el objetivo: Poner fin a esta tragedia.

 

La demanda hoy es clara: hay que avanzar.La Asamblea Nacional es el único poder legítimo reconocido por la inmensa mayoría de los venezolanos; es momento de hacer efectivo el acuerdo de la Sesión del 26 de octubre de 2016: hay que nombrar inmediatamente un nuevo Consejo Nacional Electoral y un buen número de magistrados del Tribunal Supremo de Justicia que fueron designados bajo procedimientos viciados e inconstitucionales.

 

La Constituyente del Sr. Nicolás Maduro no es el principio ni el fin de esta lucha; es solo un intento de detener la fortaleza y convicción que da unión de los venezolanos. No hay forma de hacer retroceder a los venezolanos, ni de manipular.Venezuela está en rebeldía y el único destino posible es LA LIBERTAD.

 

¡Vamos Venezuela, sí se puede!

 

 Un país desdibujado

Por: @AbilioGomezULA*

Un país al que poco a poco le fueron despojando de su herramientas republicanas, constitucionales y democráticas no le queda más opción que optar por la manifestación física y pública en las calles hasta le sean restituidos sus derechos. Quienes hoy ejercen el poder, empezaron por despojar del carácter cívico a nuestras instituciones republicanas, mientras vendían su verdad errada a las familias venezolanas que agotadas de una democracia con errores, nunca imaginaron que acogerían a una élite militar que para la fecha de hoy asesinan y dejan asesinar a sus compatriotas sólo para proteger sus privilegios. Pero no les bastó con esto, aún cuando ya desmantelaron el Estado de Justicia y de Derecho que tanto les costo construir a los demócratas de este país, pretenden entonces borrar de nuestro imaginario colectivo el carácter democrático de la mujer y el hombre venezolano, y así sin mayor complejidad arrebatar de nosotros la identidad Nacional tal como la conocemos.

Hoy, vivimos el caos de un país ultrajado por el hambre, la crisis de la salud pública y la inseguridad, pero lo más degradante y que llena de impotencia a la familia venezolana es sentir y padecer como el Gobierno Nacional y sus responsables directos niegan en todo momento las crisis social que aqueja al país porque la moral revolucionaria no les permite mirar más allá de los portones de Miraflores. Aquí entonces, me detengo a pensar en el país que mis padres vivieron, y entiendo a simple vista que de él queda muy poco, quizás solo la conciencia cívica y democrática que ellos nos han transmitido, y si se nos ocurriera claudicar en nuestros objetivos, entonces ellos, los corruptos y asesinos que hoy gobiernan la Nación tendrían el escenario perfecto para dibujar un país a su medida.

Quienes son prófugos del mundo, hoy no solo intentan contener a un país entero con el ejercicio de la fuerza, también buscan por el arte del engaño imponer un amago constituyentista como herramienta para terminar de anular lo que queda de algunas instituciones de Estado y así terminar de moldear la Nación empobrecida y sumisa en la que ellos y sus privilegios puedan sobrevivir.

Para el país que le secuestraron su futuro, que le han mutilado su esperanza y que le han arrebatado sus oportunidades, no puede haber otro opción que asumir la lección histórica y convertirnos en el combustible de la democracia, de la acción cívica y la razón de la justicia sin dejar que el revanchismo y el radicalismo nuble nuestra visión democrática del país en el que convivimos todos y todos podemos sacar adelante.

Es momento de UNIDAD, de reconocer la política y no la anarquía ¡La lucha la hacemos todos, el país que queremos lo dibujamos todos!

(*) Abilio Gómez es Consejero Universitario de la Universidad de los Andes..

Prensa @PartidoADMerida

En Venezuela se acabó el tiempo para el diálogo y los trucos

Cuando se cierran las puertas de la democracia se abren todas las demás. La protesta es el último recurso de la democracia y debemos respaldar la lucha de los jóvenes venezolanos que se juegan su vida y su futuro cada día en las protestas de las calles de toda Venezuela.

Como comentarista independiente hago el mayor esfuerzo para buscar posiciones balanceadas, intermedias y entender ambos lados en cada situación: pero hay veces en la vida que solamente se puede tomar una posición y defenderla. Mi posición es que en Venezuela se produzca un cambio que traiga la democracia, el progreso, el empleo, la salud, la seguridad y la esperanza de un futuro justo para todos los venezolanos.

Se acabó el tiempo del diálogo como instrumento para que Maduro compre tiempo; se acabó el truco de fabricar una Asamblea a su medida (como las hay en Cuba, China o Corea del Norte). Venezuela solo tiene un camino: las elecciones presidenciales directas, justas, organizadas y supervisadas por una autoridad independiente donde tengan participación las partes en disputa y que de forma transparente garantice la expresión popular en las urnas. Que sea el pueblo soberano el que decida su futuro.

NO hay espacio para la hipocresía demostrada por Goldman Sachs, que en su comunicado dice que facilitó la compra de esos bonos para “porque creen que la situación en el país mejorará” y porque “cree en su futuro”. Si querían apoyar a Venezuela que apoyen la lucha de los jóvenes venezolanos en las calles de Venezuela; que donen dinero a cualquiera las organizaciones que defienden los derechos humanos en Venezuela, o proveen con asistencia legal a los presos políticos, o apoyo a de salud a los miles de heridos en las luchas de los jóvenes pero que no le tiren un salvavidas de última hora al Gobierno de Maduro para que compre más bombas lacrimógenas o balines para reprimir.

Que Goldman Sachs deje la hipocresía de buscar una economía liberal, pero apoyan un sistema político y un gobierno totalitario. No existe economía liberal con dictaduras: existe solo prebendas y corrupción. No existe una tasa de retorno del 40% que sea lícita o ética. Aquellos que defendemos los principios y valores liberales debemos defenderlo en la economía y en la política.

¿Qué pasará en Venezuela? Nadie lo sabe, pero si sabemos que Goldman Sachs le dio unos días de oxígeno al gobierno de Maduro. El final de Maduro en Venezuela todo los saben (sobre todo ellos y por eso se aferran al poder por la vía de la fuerza). Como la novela de García Márquez, Crónica de una Muerte Anunciada: el final de la historia se la dice en el primer párrafo; pero hay que leer toda la novela para ver cómo se llega a ese fin. Por eso, los hombres y las mujeres demócratas y liberales debemos apoyar la lucha de los jóvenes de Venezuela para que se produzca el cambio lo más rápido, pacífico y ordenado posible. Y para eso hay un solo camino en paz y democracia: elecciones presidenciales libres, directas y transparentes.

¿Por qué el ciberataque mundial con el virus ‘WannaCry’ debería hacernos llorar?

El pasado viernes el mundo experimentó la ira de un ciberataque coordinado con un virus ransomeware conocido como WannaCry. El ataque causó que el Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña cancelara las cirugías, y que una gran cantidad de instituciones públicas y privadas de Rusia y China se paralizaran la mayor parte del día, y que el resto del mundo retrocediera en estado de shock.

¿Cómo puede causar tantos estragos un solo malware que explotó una vulnerabilidad identificada hace mucho tiempo por la NSA, y que fue filtrada hace un mes por un grupo llamado Shadow Brokers?

Antes de que el malware pudiera causar cualquier daño en Estados Unidos, un investigador británico solitario, conocido como MalwareTech, afortunadamente identificó su interruptor de emergencia —el registro de un nombre de dominio— mientras estaba de vacaciones. La facilidad con la que MalwareTech hizo esto dice mucho sobre el pobre estado en que se encuentra la industria de la seguridad global de información y hace que aparezcan varias preguntas importantes.

MalwareTech analizó el malware en un ambiente de prueba e inmediatamente notó que el código preguntaba por un dominio en internet que no existía. Los nombres de dominio usualmente funcionan como un comando de malware y como centros de control, así que MalwareTech simplemente compró el nombre del dominio que activaba el interruptor de emergencia de WannaCry. Fue increíblemente suertudo.

MalwareTech cree que el nombre del dominio no era un interruptor para activar el virus, sino un mecanismo por el cual el propio malware podría identificar si estaba siendo analizado.

Si el nombre de dominio se activaba, el malware podría asumir que fue un falso positivo de un investigador que estaba encubriendo su código, y WannaCry fue diseñado para frustrar ese tipo de análisis al apagarse a sí mismo. El hecho de que un solo dominio fuera codificado con el malware significa que restringir el nombre del dominio tenía el efecto de bloquear el virus a nivel mundial.

En resumen, los creadores del virus WannaCry fueron unos perezosos y el mundo estuvo de suerte. Si WannaCry pudo ser neutralizado así de rápido y fácil, ¿por qué le tomó tanto tiempo a alguien en este mundo voltear el interruptor y qué dice esto sobre el estado de preparación global cibernética?

Primero, muestra que la industria de la seguridad ve los ciberataques más como una oportunidad de negocio que como una oportunidad para poner jugar a sus líderes para eliminar la amenaza.

Aunque hay indudablemente profesionales que comparten información de manera incondicional —como lo hizo el propio MalwareTech— el evento de este fin de semana dejó claro que los esfuerzos de la comunidad de seguridad de la información necesitan mayor alineación, y que el mundo realmente no puede confiar en una combinación de suerte y codificación perezosa para evitar el próximo ataque.

Segundo, debemos preguntarnos si WannaCry fue solamente un test de preparación. Tal vez el interruptor no fue un acto de pereza, sino uno deliberado, diseñado para probar cuánto tiempo tomaría derribar el ciberataque.

 

Por otra parte, tal vez los creadores intentaron reunir inteligencia sobre el alcance y el tipo de sistemas que podrían ser afectados por el malware que atacó a sistemas operativos como Windows XP, cuyos desarrolladores no lo actualizan regularmente.

Alternativamente, el virus pudo haber tenido el propósito de demostrar el peligro moral de los gobiernos que catalogan las vulnerabilidades del software pero no notifican a sus desarrolladores. Por tanto, WannaCry ilustró exactamente lo que podría pasar si esas vulnerabilidad caen en malas manos.

WannaCry ha generado mucho debate sobre el peligro de los ciberataques patrocinados por estados. Como firme de defensor de la seguridad privada, creo que la inclusión de puertas traseras obligatorias del gobierno en aplicaciones o sistemas operativas que puedan permitir acceso sin trabas a la información o actividades personales, no sólo son imprudentes, sino también enteramente equivocadas. Pero si la elección de 2016 nos ha enseñado cualquier cosa es que no podemos negar que vivimos en una época que requiere capacidades cibernéticas tanto ofensivas como defensivas.

Al mismo tiempo, no podemos negar que debemos esperar más de gigantes del software como Microsoft. Vivimos en la era de la información de datos, en la que todo el software está rastreado. Frente a una vulnerabilidad del software que pueda llevar detener a la mitad del mundo, debemos esperar más que el lanzamiento oportuno de un parche.

Cuando sistemas críticos confían en un software en riesgo, es razonable esperar que desarrolladores de software como Microsoft, y no los gobiernos, se vuelvan más adeptos a notificar a las partes en riesgo y que aseguren que los sistemas se apliquen correctamente. Largas publicaciones en blogs, correos electrónicos y actualizaciones disponibles son desafortunadamente insuficientes porque muchos clientes no reciben el soporte principal o ni siquiera saben que están en posesión de un sistema valioso.

En abril de 2014, Microsoft dejó de dar soporte a sus sistema operativo Windows XP sobre el cual WannaCry se basó para propagarse, y aún así, instituciones de todo el mundo siguen usándolo.

El mundo era muy diferente hace tres años: el internet de la cosas era un concepto naciente pero creciente. Hoy en día es una preocupación mayor.

Si no descubrimos métodos más eficientes para combatir amenazas perniciosas como WannaCry, y si permitimos la creación y el abandono de softwares inseguros, podemos esperar enfrentar una gran cascada de amenazas que tienen el potencial de causar un significativo daño digital y físico.

Y la próxima vez no seremos tan suertudos.