El futuro del dinero llega a Venezuela.

Tener efectivo suficiente para las operaciones cotidianas se ha vuelto una completa odisea para los venezolanos. Ahora bien, ¿Que dirías si no fuese necesario tener dinero en efectivo para realizar tus compras del día a día?

 

En el mundo, se están realizando muchos esfuerzos por minimizar, incluso eliminar por completo, el uso del papel moneda como medio principal para el intercambio de bienes y servicios.

En Perú, la Asociación de Bancos del Perú (ASBANC) ha lanzado una campaña de publicidad con la finalidad de promover el uso de medios electrónicos para realizar transacciones, apoyándose en una plataforma llamada “Cuenta Free” de Scotiabank y enfocando su campaña únicamente en el aspecto de seguridad personal, proporcionándole a los ciudadanos peruanos una alternativa para obtener efectivo ó realizar transacciones bancarias, con más de 2200 puntos de acceso a “Cuenta Free” a lo largo del territorio nacional.

En México, la revista Forbes publicó un artículo sobre un complemento para teléfonos celulares que permite leer tarjetas de débito y crédito, básicamente transformando el teléfono celular en un punto de venta, además, la plataforma posibilita el poder manejar transacciones sin poseer una cuenta bancaria, lo que constituye un valor agregado para la economía informal en México.

Otro buen ejemplo es Europa, en donde el uso de efectivo ha pasado a un segundo plano, pues se ha adoptado una serie de modalidades de intercambio de dinero móvil, entre las que se encuentran las aplicaciones móviles Paypal, Venmo y Square Cash, que ya para el 2016 Suecia reportaba un uso de dinero en efectivo de sólo el 2% y proyectaba un uso de 0.5% para el año 2020.

Las plataformas alternativas de pagos móviles también son otra alternativa, como Mpesa en el país africano Kenia, bKash en Bangladesh, o Apple Pago a nivel mundial para los usuarios de productos Apple, todas ellas basadas en intercambio de información bancaria ó transferencias electrónicas desde dispositivos móviles.

Ahora bien, si estos casos, entre muchos otros, son buenos ejemplos de que se puede intentar substituir el dinero en efectivo en cierto grado, el pretender eliminarlo por completo, sin considerar las circunstancias, puede generar serios problemas.

Por citar un ejemplo, en la India, el ministerio de finanzas decidió sacar de circulación todos los billetes de alta denominación en un intento por disminuir la corrupción e impulsar la modernización de la economía nacional. El resultado, un verdadero caos bancario, pues sólo el 50% de la población adulta posee una cuenta bancaria, y apenas un 25% tiene acceso a internet, además de esto, el plazo para el canje de los billetes de alta denominación por otros más pequeños fue de solo 50 días, ocasionando un cuello de botella en el sistema bancario, pues el banco central no tuvo la capacidad para imprimir suficientes billetes de baja denominación para suplir la demanda, todo lo anterior, resultó en grandes pérdidas para las entidades bancarias por conceptos operativos y de mantenimiento.

Sin ir muy lejos, la situación actual en Venezuela, como en la India, es un claro ejemplo de que las medidas financieras aplicadas erróneamente, por muy buena que sea la intención de las mismas, ocasionarán más problemas que soluciones. No obstante, dicha situación ha generado la aparición de alternativas para realizar compras y pagos a nivel nacional, tal es la aplicación móvil iPago, desarrollada por la empresa venezolana iCrea.

iPago es una aplicación que transforma tu teléfono inteligente en un monedero virtual para enviar y recibir dinero. Hecha por y para Venezolanos, iPago representa una nueva alternativa al problema de la escasez de dinero en efectivo y las fallas recurrentes de los puntos de venta en todo el territorio nacional.

Gracias a esta iniciativa, no será necesario circular por las calles con grandes cantidades de dinero en efectivo, o hacer uso del ya colapsado sistema bancario, para realizar tus compras, basta con registrarte en la aplicación y ya puedes recibir pagos a través de la misma. Para realizar pagos, basta con agregar fondos a tu cuenta personal de iPago a través de una transferencia bancaria que puedes hacer en cualquier momento del día.

Según Alfonso Mora, uno de los directores de la empresa encargada de este proyecto, “la aplicación está diseñada para ser rápida, sencilla y sobretodo segura. Hemos combinado dos formas de protección de datos para garantizar la integridad y confidencialidad de la información que se transmite entre los dispositivos.” mientras que su homólogo, Gabriel Castillo agrega “hemos enfocado nuestros esfuerzos en facilitar el uso de la aplicación móvil, una interfaz sencilla y amigable que en pocos pasos permite finalizar una transferencia de dinero”.

El mundo está demostrando que las alternativas funcionan, son confiables y seguras, por lo que   no debemos rechazarlas de inmediato, es cuestión de dar el primer paso para evolucionar a una sociedad libre de dinero en efectivo.

América Central y por qué es tan difícil saber a cuánto ascienden sus fortunas?

Cuando el periodista estadounidense Blake Schmidt se sumó al llamado “Equipo de los Billonarios” de la agencia Bloomberg, su primera misión fue tratar de identificar a los centroamericanos con fortunas superiores a los US$ 1.000 millones (a billion, en inglés).

No fue -ni es- una tarea fácil.

Y no necesariamente por la falta de grandes fortunas en una región con poco más de 46 millones de habitantes pero un PIB per cápita apenas superior a los US$6.300 anuales (menos de la mitad del de Chile y una undécima parte del de EE.UU.)

“Yo diría que Centroamérica es uno de los lugares más difíciles para hacer ese tipo de trabajo, porque no hay mucha transparencia“, explica Schmidt, quien ahora coordina el equipo que alimenta el Billionaires Index de Bloomberg (su lista de las personas más ricas del mundo) desde el continente asiático.

“En otros países hay una estructura y procesos de gobernanza corporativa que facilitan la tarea: hay reglas que las empresas tienen que seguir para mantenerse listadas en bolsa, e incluso de las empresas privadas que no están en bolsa es posible encontrar al menos los datos más básicos, como ingresos y utilidades”, detalla.

“Pero en Centroamérica no es necesariamente el caso”, le dice a BBC Mundo.

La “Señal de Moscú”, el misterioso bombardeo de microondas de la Unión Soviética contra la embajada de EE.UU. que duró más de dos décadas durante la Guerra Fría

Poco más de dos años después de la apertura de las embajadas en La Habana y Washington, unos misteriosos sucesos han dado un viraje inesperado a las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos.

Unos supuestos “ataques” contra los diplomáticos de Washington fueron la causa.

El Departamento de Estado confirmó que más de 20 de sus empleados en La Habana sintieron desde el año pasado pérdida de audición, mareos y náuseas. Algunos reportaron, incluso, “daño cerebral”.

Pero de las causas, en realidad, poco o nada se conoce.

Equipos especializados de ambos gobiernos investigan desde hace meses lo ocurrido, mientras expertos aseguran o niegan la posibilidad de dichos “ataques”.

El mismo FBI, según medios de Estados Unidos, no logró imitar en laboratorio los efectos que han sufrido los diplomáticos.

La incógnita y la incertidumbre están servidas.

Pero no es la primera vez que ocurre algo así en una embajada de Estados Unidos.

De hecho, un suceso muy similar tuvo lugar en la antigua Unión Soviética y fue uno de los grandes misterios de la Guerra Fría.

Duró más de dos décadas y, hasta hoy, los sucesos en torno a la “Señal de Moscú”, como se le conoció, generan, todavía, más preguntas que respuestas.

divisor 1

Unión Soviética, 1953.

Era el año oscuro de la muerte de Stalin.

En el mes de mayo, unos equipos recién instalados en la embajada de Estados Unidos detectaron la primera señal: era una frecuencia de microondas que oscilaba sobre los pisos superiores en horarios determinados, a veces hasta ocho horas por día.

Para finales del otoño, algunos trabajadores de la sede diplomática se sintieron inexplicablemente enfermos.

Uno a uno, comenzaron a manifestar síntomas similares, como si se tratara de una plaga silenciosa.

Al principio fueron mareos, palpitaciones, dolores de cabeza, la presión de la sangre demasiado alta o demasiado baja, descontrolada…

Nadie entendía qué pasaba.

El único factor en común era la embajada, la sintomatología de una enfermedad desconocida, sin causas ni razones.

El edificio antiguo de la embajada de Estados Unidos en Moscú.

Qué es y cómo se está creando la internet cuántica del futuro, en la que la información viajará a la velocidad de la luz

Imagina computadoras ultrarrápidas capaces de resolver problemas mucho más velozmente que las máquinas que usamos hoy día.

Esas “computadoras cuánticas” ya están siendo desarrolladas en laboratorios de todo el mundo. Pero los científicos han dado el siguiente paso y están creando un internet cuántico que viajará a la velocidad de la luz.

No es fácil fabricar tecnología para dispositivos que, técnicamente, todavía no se han inventado, pero las comunicaciones cuánticas son un campo interesante para la investigación porque permiten enviar mensajes de forma mucho más segura.

¿Qué es una computadora cuántica?

Es una máquina capaz de solucionar problemas informáticos muy complejos a una velocidad increíble, muy por encima de las computadoras “clásicas” actuales.

En las computadoras convencionales, la unidad de información se llama “bit” y puede tener un valor de 1 a 0. Su equivalente en el sistema cuántico es el cúbit (bit cuántico), y puede ser 1 y 0 al mismo tiempo. Este fenómeno abre el camino a cálculos que pueden realizarse de forma simultánea.

Sin embargo, los cúbits necesitan ser sincronizados usando un efecto conocido como como “entrelazamiento”, que Albert Einstein definió como una “acción fantasmagórica a distancia”.

Estas computadoras tendrán muchas aplicaciones útiles, desde modificar reacciones químicas para nuevos medicamentos, hasta desarrollar tecnologías para el cuidado de la salud o acelerar el diseño de baterías con nuevos materiales.

line

Cada vez más potencia

Las computadoras cuánticas serán más potentes que las clásicas, pero algunas aplicaciones requerirán más potencia que la que puede proporcionar una computadora cuántica por sí misma.

Al lograr que dos aparatos cuánticosse comuniquen entre sí, se podrá reunir su potencia para crear una enorme máquina cuántica.

Sin embargo, como se están construyendo computadoras cuánticas de distintos tipos -de partículas de luz, iones atrapados o cúbits, por ejemplo- se necesitará algún tipo de ayuda para que puedan hablar entre ellas.

Por qué Apple está eliminando las cookies y cómo podría afectarte

Hace tiempo que las cookies están en boca de muchos internautas. Y es que navegar por la red implica tener que “aceptarlas” bastante a menudo.

Estos pequeños archivos de texto son enviados por sitios web -normalmente, anunciantes- y se almacenan en nuestro navegador para recordar información sobre nosotros, desde la dirección IP hasta el sistema operativo que usamos.

Varios usuarios se han quejado -con razón- de que este sistema afecta a su privacidad, pues muchas veces la única opción posible para poder seguir navegando es aceptarlas.

Pero la multinacional tecnológica Apple ha creado un plan de choque para hacer frente a las quejas con una solución que a algunas empresas les parece radical: desarrollar un sistema anti-cookies en su navegador.

La última actualización de su sistema operativo, iOS 11, evita que muchas páginas web puedan seguir rastreando a los internautas a través de las cookies, reduciendo su número en gran medida.

TIPOS DE COOKIES SEGÚN SU FINALIDAD

  • * Técnicas: controlan el tráfico, identifican sesiones, almacenan contenidos…
  • * De personalización: idioma, tipo de navegador, configuración regional.
  • * De análisis: siguen el comportamiento de los usuarios para medir actividad del sitio.
  • * Publicitarias: permiten la gestión de espacios publicitarios que el editor incluyó en web.
  • * De publicidad comportamental: crean un perfil específico del usuario.
Getty

El objetivo, según la empresa de Cupertino, es proteger la privacidad de sus usuarios.

“Apple cree que los usuarios tienen derecho a la privacidad”, aseguró la firma tecnológica en un comunicado.

“La tecnología de rastreo de los anuncios se ha vuelto tan penetrante que las compañías publicitarias pueden recrear la mayoría del historial web de un usuario. Esta información se recoge sin permiso y es usada para un reenfoque de los anuncios, que es el modo con el que los anuncios persiguen a los usuarios por la red”.

Sin embargo, no todo lo relativo a las cookies es “malo” para los internautas.

Por ejemplo, estos archivos hacen las compras más fáciles, al recordar datos que no tienes que introducir todo el tiempo, o hacen posible la publicidad personalizada, que en algunos casos puede ser del agrado de los consumidores.

El botón “Me gusta” en Facebook es otro ejemplo.

El polémico sensor de huellas dactilares de Reino Unido que detecta si tocaste un condón, consumiste cocaína o tomaste alcohol

Tus huellas dactilares son únicas, el comprobante perfecto para identificarte de forma inequívoca. Pero ¿sabías que también pueden revelar qué drogas consumiste o cuál es tu marca de gel capilar?

Un equipo de científicos de la Universidad de Sheffield, en Yorkshire del Sur, al norte de Inglaterra, ha colaborado con autoridades policiales locales para desarrollar un novedoso sensor capaz de identificar todo eso y más.

El método también puede decir si la persona manejó un condón o estuvo en contacto con sangre humana o animal, y detecta restos de sustancias, como el consumo de drogas o cocaína.

El sistema -que usa una tecnología llamada espectometría de masas- pronto podrá utilizarse en los tribunales nacionales para juzgar a sospechosos de diversos tipos de crímenes.

Según el Ministerio del Interior británico, la medida se pondrá en práctica en apenas “unos pocos meses”.

Simona Francese, la biomédica a cargo del proyecto, dice que la tecnología se ha probado con muestras de sangre de hace más de 30 años, por lo que podría aplicarse para resolver casos abiertos.

“Me gustaría que se usara en casos complicados, como asesinatos o violaciones. Es un sistema muy sofisticado. Es caro, pero merece la pena”, le comentó la especialista a la BBC.

Las sorprendentes inversiones de Laurene Powell, la multimillonaria y enigmática viuda de Steve Jobs

Pocas veces Laurene Powell, la viuda del cofundador de Apple Steve Jobs, da entrevistas o hace apariciones públicas. Es por eso que en muchos sentidos su vida ha mantenido un bajo perfil.

Hace unos días la prensa estadounidense ha informado que la multimillonaria más rica de Silicon Valley está en conversaciones para comprar un equipo de baloncesto, otro de hockey sobre hielo y un gigantesco centro de eventos.

Se trataría de la compra del 20% de Monumental Sports & Entertainment, un conglomerado que es dueño del equipo de baloncesto Wizards -de la NBA-, del equipo de hockey sobre hielo NHL Capitals y del centro deportivo y de entretenimiento Capital One Arena, según los detalles publicados por el periódico estadounidense The Washington Post.

La inversión, estimada en cientos de millones de dólares y que la convertiría en la segunda mayor dueña del holding, no habría sido anunciada oficialmente porque estaría sujeta a la aprobación final de la NBA y de la NHL (Liga Nacional de Hockey).

Resulta fascinante hablar con Amador Menéndez Velázquez, investigador del Instituto Tecnológico de Materiales de Asturias (región del norte de España) y autor de “Historia del Futuro. Tecnologías que cambiarán nuestras vidas”, un libro que ha sido galardonada recientemente con el Premio Internacional de Ensayo Jovellanos 2017.

Lo que hace especialmente sugestivo a este científico es que, como si fuera un adivino, es capaz de sacar una bola de cristal y mostrarnos el futuro. Un futuro que, según sostiene, supone una ruptura con la continuidad histórica.

BBC Mundo lo entrevistó con motivo del Hay Festival de Segovia, que se llevó a cabo en la ciudad española hasta este domingo.

Bienvenidos a la era del Homo tecnologicus.

Línea

A pesar de todas las dudas que surgen respecto al futuro, se declara optimista. ¿Qué representa para usted la tecnología, una oportunidad o una amenaza?

Me gusta definir la tecnología como una extensión de nosotros mismos que trata de superar nuestras limitaciones. Cuando no podíamos ver lo suficientemente lejos, inventamos el telescopio y así fuimos capaces de sumergirnos en el fascinante paisaje interestelar.

Cuando quisimos viajar a lugares lejanos en un corto período de tiempo, inventamos el avión. Cuando necesitábamos hablar con personas que no estaban cerca, creamos el teléfono. Para transmitir y compartir no solo mensajes de voz, sino también de texto, vídeos, imágenes, etcétera, creamos esa red de redes conocida como Internet. Desde este punto de vista, veo a la tecnología como una oportunidad más que como una amenaza.

RobotDerechos de autor de la imagenPHONLAMAIPHOTO
Image caption“El gran sueño, del que estamos muy lejos, es el desarrollo de máquinas que igualen o superen al ser humano en cualquier actividad cognitiva”, dice Menéndez.

¿Pero no corremos el riesgo de ser esclavos de ella?

Opino que la tecnología nos hace más libres. Si nos permite superar limitaciones, incluidas las relativas a la discapacidad humana, si nos permite franquear barreras y expandir fronteras, eso es libertad.

Por supuesto, corremos el riesgo de obsesionarnos y hacernos demasiado dependientes de la tecnología. Pensemos en ese teléfono móvil del que podemos llegar a estar pendientes las veinticuatro horas del día. Pero en este caso el problema no está en la propia tecnología sino en la gestión de la misma.

Nuestra capacidad de gestionar adecuadamente la tecnología es uno de los grandes retos de esta era; es la que marcará la diferencia entre ser libres o esclavos de la tecnología.

Descríbame por favor las características de esa nueva especie llamada Homo tecnologicus en la que nos hemos convertido…

Podríamos decir que del Homo sapiens -una especie que piensa- hemos pasado al homo sapiens sapiens. Se trata de una especie que “piensa que piensa”, que reflexiona sobre sí misma y siente curiosidad por el mundo que le rodea.

Esto le lleva a la adquisición de conocimientos, que luego es capaz de traducir en tecnología o aplicaciones prácticas. Nace así el Homo tecnologicus.

Esta especie se caracteriza por haber convertido a la tecnología en compañero inseparable, con el consiguiente impacto en sus formas de vida. Imaginemos el mundo sin medicinas, aviones, GPS, el láser o internet.

También existiría vida, pero de una forma muy diferente a como la conocemos. La tecnología se funde indisolublemente en la vida del Homo tecnologicus y será cada vez más invisible y omnipresente. Nuestras ciudades, nuestras ropas, nuestros vehículos … estarán dotados de diminutos sensores que harán del mundo un lugar cada vez más interconectado.

Hemos pasado del ‘homo sapiens’ al ‘homo tecnologicus’, una especie que ha hecho de la tecnología un compañero inseparable”

Y esta hiperconectividad en la que vivimos inmersos, ¿cómo nos está cambiando? ¿Afecta a nuestra manera de pensar, a nuestra capacidad de concentración? ¿Puede incluso provocarnos cambios neuronales?

El cerebro cambia y se adapta constantemente; es plástico y no fijo o inmutable como se creía años atrás. Esta neuroplasticidad es intrínsecamente buena, pues nos permite adaptarnos y salir victoriosos en diferentes entornos.

El problema está en la capacidad de concentración, que sí puede verse afectada por una hiperconectividad excesiva.

Si uno lee un libro en papel ininterrumpidamente durante un día, es capaz de concentrarse y extraer conclusiones y valiosas reflexiones. La concentración es necesaria para muchas tareas cognitivas. Si leemos el libro en la pantalla del ordenador, podemos estar tentados a navegar a golpe de ratón por diferentes páginas, a estar pendientes de los mensajes de correo…

Esto merma nuestra capacidad de concentración y rendimiento. Cabe resaltar de nuevo que el problema no está en la tecnología sino en la gestión que hacemos de la misma.

¿Mejorano empeoran las relaciones personales con la hiperconectividad que nos brinda la tecnología?

Las relaciones también pueden resentirse si no gestionamos bien la tecnología.

La tecnología nos brinda un universo de fascinantes posibilidades. Podemos comunicarnos al instante con familiares o personas queridas que están en otros países. Y podemos hacerlo en diferentes formatos: videoconferencia, llamada telefónica, mensajería, etcétera. Esto es muy positivo.

Pero también es posible que usted y un familiar o amigo que se encuentran en la misma sala se ignoren mutuamente, pues están demasiado ocupados con la mensajería instantánea a través del teléfono móvil.

Estaremos entonces desperdiciando un momento especial, esa conversación cara a cara en la que somos capaces de transmitir emociones y enriquecer la comunicación, algo que no es posible con un frío mensaje de texto. El primate conectado tiene que aprender a desconectarse.

Tres niños.Derechos de autor de la imagenANDREW RICH
Image captionAmador Menéndez Velázquez cree que la capacidad de gestionar adecuadamente la tecnología marcará la diferencia entre ser libres o esclavos de ella.

Usted sostiene que el periodo que estamos viviendo supone una ruptura con la continuidad histórica, que el siglo XXI es completamente diferente a los anteriores. Pero ¿no se vivió algo parecido a lo que estamos viendo hoy en el siglo XIX con la revolución industrial?

La máquina de vapor dio lugar a la revolución industrial, cuyo impacto en la sociedad se extiende hasta nuestros días.

Diferentes disciplinas emergentes -como la nanotecnología o la biotecnología- y otras ligadas a las mismas, interaccionando todas entre sí, se funden en un fascinante sinergismo en el que el todo es mucho mayor que la suma de sus partes.

Podríamos hablar de revolución, pero sería infravalorar la magnitud del cambio y su impacto. Por primera vez en la historia de la humanidad, estamos en los albores de una singularidad tecnológica.

¿A qué se refiere cuando habla de singularidad tecnológica?

El progreso tecnológico no es lineal, sino exponencial. La tecnología avanza a velocidad de vértigo, un avance impulsado en parte por la mencionada interacción entre las diferentes disciplinas.

Y también porque cuanto más desarrollada está una tecnología, nos proporciona en sí misma una plataforma para crear otra tecnología aún más avanzada. La tecnología crea tecnología. Ya tenemos productos tan revolucionarios como coches autónomos que se conducen solos o prótesis biónicas controlables directamente con el pensamiento.

Pero esto es sólo el comienzo. Nos aproximamos a un momento singular, único, diferente y misterioso por lo novedoso, lo desconocido y por un impacto sin precedentes en la sociedad. Entre los productos de esa singularidad está la denominada superinteligencia.

Decir que es una revolución sería infravalorar la magnitud y el impacto de la era tecnológica”

¿Sobrepasará alguna vez la inteligencia artificial a la del ser humano? Hace ahora 20 años, en 1997, la computadora Deep Blue ya se impuso en un torneo de ajedrez al campeón mundial Gary Kasparov…

Efectivamente, Deep Blue derrotó a Kasparov. Pero Deep Blue sólo saber jugar al ajedrez.

Hoy tenemos también coches inteligentes y autónomos, capaces de conducirse a sí mismos. Pero esos coches sólo saben conducir.

Todo ello son ejemplos de la denominada inteligencia artificial estrecha o reducida, una inteligencia confinada o restringida a una tarea específica.

El gran sueño de la tecnología es el desarrollo de la denominada inteligencia artificial general, o dicho de otro modo, máquinas que igualen o superen al ser humano en cualquier actividad cognitiva. Y de eso creo que estamos muy lejos y quizás nunca lleguemos.

¿Por qué ve complicado el desarrollo de una inteligencia artificial general?

Una estrategia muy socorrida para el desarrollo de una máquina dotada de inteligencia artificial general es la emulación o imitación del cerebro humano. Ha habido varios intentos en esta línea, que de momento resultaron fallidos.

Y es que aún estamos lejos de comprender completamente el cerebro humano y probablemente nunca lo logremos. Como bien argumentaba Max Planck, “la ciencia no puede resolver el misterio último de la naturaleza porque, en último término, somos parte del misterio que tratamos de resolver”.

Y claro está, si no podemos comprender completamente el cerebro, difícilmente podemos desarrollar una máquina que lo imite y sea tan inteligente como el propio cerebro.

Hombre y robot dándose la manoDerechos de autor de la imagenYAKOBCHUKOLENA
Image captionSegún Amador Menéndez Velázquez, que millones de ordenadores y personas estén conectados a través de internet e interactúen entre ellos podría dar lugar a una superinteligencia.

¿Y qué opina de la inteligencia colectiva? ¿Puede llevarnos a una superinteligencia?

Eso sí lo veo factible. Tenemos ejemplos en el mundo animal. La hormiga individual tiene una inteligencia mínima o nula, sin embargo el hormiguero es inteligente. Es lo que se conoce como inteligencia colectiva.

En esta era de la hiperconectividad, que millones de ordenadores y personas estén conectados a través de internet e interactuando unos con otros podría dar lugar a una fascinante y poderosa inteligencia colectiva, a una superinteligencia.

¡La humanidad es más grande que el hombre! Y la humanidad y la máquina unidas son todavía mucho más grandes.

Esta superinteligencia podría llevarnos a afrontar con éxito algunos de los más grandes retos de la humanidad, como los relativos a la salud humana o al cambio climático.

Un estudio de la Universidad de Oxford, de Reino Unido, calcula que en las próximas dos décadas el 47% de los puestos de trabajo podría estar automatizado y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) de EE.UU. habla incluso de que se podría perder el 80% de los empleos que existen ahora mismo.Se trata de un escenario catastrófico, porque sin empleo y por lo tanto sin sueldo, ¿de qué va a vivir la gente?

No es un problema sencillo de abordar. Muchas personas creen que una renta básica universal sería una herramienta adecuada para afrontar el problema del desempleo tecnológico. Esta renta básica universal consistiría en una paga que recibirían todos los ciudadanos del planeta, simplemente por el hecho de ser ciudadanos.

Esta aproximación tiene sus defensores y detractores. El gurú tecnológico Elon Musk, fundador de Tesla, es un gran defensor de la renta básica universal. A Bill Gates, sin embargo, no le entusiasma demasiado la idea. Argumenta que para que eso sea posible unos pocos tendrían que pagar unos impuestos demasiado elevados para así sostener al resto de la población. Y él defiende que quiere distribuir sus riquezas como estime oportuno y no como el gobierno dicte.

Hacer pagar impuestos a los robots podría ser una solución para afrontar el desempleo que va a traer la automatización”

¿Pagarán impuestos las máquinas? Esa podría ser por ejemplo una solución…

Es otra solución que se baraja. Y esa idea sí le gusta a Bill Gates. El fundador de Microsoft sostiene que los robots deberían compensar fiscalmente los puestos de trabajo que reemplazan.

El único problema que vislumbra Bill Gates con esta aproximación es una posible ralentización de la automatización.

Si los propietarios de los robots tienen que pagar impuestos por ellos, quizás esto les frene a la hora de contratarlos. No obstante cree que a medio y largo plazo podría ser una solución adecuada para afrontar el problema del desempleo tecnológico.

¿Traerá la tecnología nuevos modelos de negocio?

La tecnología ya está provocando cambios drásticos y disruptivos en nuestros modelos de negocio. La mayor tienda del mundo (Alibaba) no posee almacenes ni locales físicos, la mayor compañía mundial de taxis (Uber) no tiene coches, el cine más grande del mundo (Netflix) tampoco posee local físico…

Se trata de plataformas virtuales que conectan necesidades de personas con soluciones. La tecnología ha hecho posible estos nuevos modelos de negocio, llevándonos a escenarios inimaginables años atrás.

Mano y chatbotDerechos de autor de la imagenWUTWHANFOTO
Image captionEl autor de “Historias del futuro” explica que nuestras ciudades, nuestras ropas y nuestros vehículos estarán dotados de diminutos sensores que harán del mundo un lugar cada vez más interconectado.

¿Cree que el aumento de los populismos y de los nacionalismos que estamos viviendo puede estar relacionado con la revolución tecnológica?

Creo que no. Creo que es algo inherente a las características de la raza humana.

Permítame que le cuente una fábula. Antes hablábamos de la inteligencia colectiva del hormiguero. Los hormigueros son sociedades perfectas porque cada miembro se sacrifica por el bien común: la persistencia del hormiguero. Pero un buen día las hormigas individuales se volvieron inteligentes. Y esto provocó un conflicto irremediable. La hormiga, capaz de pensar por sí misma, ya no quiso diluirse en el hormiguero.

La inteligencia individual se enfrentaba continuamente a la colectiva.

Esta fábula tiene mucho de real si reemplazamos a las hormigas por seres humanos. En los momentos en los que la humanidad aunó esfuerzos, conseguimos fascinantes proezas como pisar la Luna o descifrar nuestro genoma.

Pero en otras ocasiones nuestro ego individual domina. Y el denominadoHomo sapiens ha sido capaz de cometer auténticas atrocidades, como sangrientas guerras en las que nunca hay vencedor.

De la misma manera, creo que los populismos y los nacionalismos tienen más que ver con los egos que con la tecnología.

De todos los avances tecnológicos ¿cuál es el que le parece más sorprendente, el que nunca pensó que llegaría a ver?

Me fascina y sorprende gratamente el campo de la biónica. La popular serie televisiva americana de los años 70, conocida como “El hombre de los seis millones de dólares”, comenzaba diciendo: “Podemos reconstruirle. Tenemos la tecnología. Tenemos la capacidad para hacer realidad el primer hombre biónico del mundo”.

La película mostraba la reconstrucción del cuerpo de un amputado con implantes biónicos, que él podía controlar con su mente. En aquel tiempo estas ideas eran pura fantasía, pero en nuestros días comienzan a hacerse realidad.

Amador Menéndez VelázquezDerechos de autor de la imagenIRENE HERNÁNDEZ
Image caption“La tecnología es más una oportunidad que una amenaza”, concluye Menéndez.

¿Y cuál es el avance que aún no ha visto y más desearía ver?

Cualquier avance que sirva para acabar con enfermedades terribles que hoy nos acechan sería maravilloso. Ojalá pudiésemos ganar la batalla definitiva al cáncer. También me preocupan especialmente enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, que nos roban nuestra propia identidad.

Me encantaría ver grandes avances para frenar o atajar estas enfermedades. Esto es en lo que concierne a la salud humana; en lo que respecta a la salud del planeta, mi sueño sería ver consolidada la energía solar.

Usted investiga precisamente en esa área y sabe que el Homo tecnologicus consume más energía que sus ancestros…

Efectivamente, la tecnología conlleva consumo energético. Estamos ahora en un momento crucial, tenemos que efectuar una transición energética lo más inteligente posible y de forma respetuosa con el medio ambiente.

Una de las energías más prometedoras es la energía solar. Y es que una sola de hora de sol bastaría para abastecer las demandas energéticas de la humanidad durante todo un año.

Una de mis líneas de investigación es precisamente la energía solar fotovoltaica. Investigo en el desarrollo de unas pinturas que, al depositarlas sobre una ventana convencional, la convierten en una pequeña central fotoeléctrica, capaz de atrapar la luz del sol para posteriormente convertirla en electricidad.

——————————————————————

Este artículo es parte de la versión digital del Hay Festival de Segovia, un encuentro de escritores y pensadores que se realizó en esa ciudad española entreel 22 y 24 de septiembre.

Sigue aquí toda la información relacionada con el Hay Festival

Por qué un turrón de maní fue clave para la invención del microondas

Todo comenzó con una barra de turrón de maní que se derritió en un bolsillo.

Fue este aleatorio incidente el que le dio origen a uno de los electrodomésticos más populares en la actualidad: el microondas.

Corría el año 1945, y en un laboratorio en Estados Unidos, el ingeniero Percy Spencer realizaba experimentos con el magnetrón, un dispositivo que produce señales de radio.

Spencer supuso que esas ondas fueron las que derritieron el dulce que tenía en el bolsillo, así que decidió probar su hipótesis con un huevo crudo y unos granos de maíz. Los expuso a los rayos del magnetrón y voilà:el huevo le explotó en la cara y los granos de convirtieron en palomitas de maíz (pochoclo, cotufas o rosetas).

Un tiempo después, la empresa para la que trabajaba Spencer, Raytheon, patentó el uso del magnetrón para cocinar y así nació el primer microondas, llamado “Radarange”.

Turrón de maníDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionTodo gracias a un turrón de maní.

Dos cumpleaños

Al principio, sin embargo, el invento no fue exitoso.

“El primer microondas comercial llegó al mercado en 1947, pero muchos consumidores se mostraban reacios a comprarlos. Las ventas iniciales fueron muy bajas”, afirma J. Carlton Gallawa, autor del Manual de Servicio del Microondas.

El rechazo no sorprendía a muchos, el aparato era enorme y costoso: pesaba 340 kilos, tenía una altura aproximada de 1.70 metros y costaba US$5.000 (lo que sería equivalente a alrededor de US$50.000 actuales).

“Los primeros microondas -nosotros teníamos uno en casa- eran del tamaño de un refrigerador y requerían alrededor de 20 minutos para calentarse y ser utilizados”, le dijo a la publicación Business Insider Rod Spencer, nieto de Percy Spencer.

Percy SpencerDerechos de autor de la imagenSMITHSONIAN INSTITUTION
Image captionPercy Spencer inventó el microondas tras ensuciarse la camisa con una barra de turrón de maní.

Y añade: “Eran muy potentes, eso sí, 10 veces más que los actuales. Una papa se cocinaba en 30 segundos”.

Pero no fue sino hasta 1967 que la empresa Amana logró disminuir el costo de manufactura y reducir el tamaño de la tecnología necesaria para su funcionamiento, y fue así como apareció el microondas que conocemos en la actualidad.

Múltiples usos

La tecnología que utiliza el microondas también se emplea en otras áreas.

“La razón por la cual el primer modelo fue bautizado “Radarange” es por la conexión que tenía con el radar, que funciona con el principio de que las ondas de radio rebotan cuando se tropiezan con la superficie de un objeto de gran tamaño”, afirma Timothy J. Jorgensen, profesor de medicina radioactiva de la Universidad de Georgetown, en Estados Unidos.

Al calcular la distancia de las ondas de radio que se devuelven al chocar con algún objeto, es posible detectar objetos escondidos entre las nubes, el agua o la niebla, y es por eso que los radares detectan aviones y barcos.

Derechos de autor de la imagenWIKIMEDIA COMMONS
Image captionUn “Radarange” instalado en el barco de carga NS Savannah en 1961.

“También se descubrió que las tormentas interferían con la detección del radar, así que no pasó mucho tiempo antes de que se empezara a utilizar para determinar la ubicación de tormentas”, explica Jorgensen.

Salón de la fama

Las ondas utilizadas en las telecomunicaciones pueden ser tan amplias como la superficie de un campo de fútbol, pero las que se utilizan para calentar la comida son relativamente cortas, y de allí viene el nombre de microondas.

Pero no fue sino hasta la década de 1970 en que se volvieron tan populares que se les empezó a llamar comúnmente “hornos de microondas”. Antes de eso, se les conocía como “hornos electrónicos”.

Y, curiosamente, lo que evita que las microondas te cocinen a ti en vez de a la comida no es el material de la ventana de la puerta, pues éstas no tienen nada de especial: están hechas de plástico o vidrio común.

Microondas desde adentro.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa clave está en la malla.

La protección la da la malla de metal que se encuentra en el interior de ese plástico transparente o vidrio. Los agujeros en esa malla tienen dimensiones específicas para que las microondas no quepan y puedan salir pero que sí las ondas luminosas en el espectro visible.

Así, las microondas rebotan y vuelven a calentar los alimentos, mientras que las ondas de luz pasan por los agujeros y permiten que veamos lo que estamos cocinando.

Eso, por supuesto, no fue lo que pasó el día en que a Percy Spencer se le ensució el bolsillo de su camisa con el caramelo derretido de su turrón de maní.

Pero ese accidente y su capacidad para convertirlo tan popular electrodoméstico le valió un lugar en el Salón de la Fama de los Inventores, honor que comparte con creadores de la talla de Thomas Edison.

¿Cuándo será la próxima inversión magnética de los polos norte y sur de la Tierra y qué nos pasará?

Los polos magnéticos de la Tierra vienen de su núcleo de hierro líquido. Como el hierro es magnético, actúa como un imán gigantesco que apunta casi exactamente de norte a sur.

Pero eso no es permanente. Excavando las rocas sedimentarias, los expertos han comprobado que ese campo magnético se ha invertido unas 170 veces en los últimos 75 millones de años.

Eso quiere decir que en algunos momentos de la historia de la Tierra, una brújula habría apuntado en direcciones completamente distintas.

“Nadie sabe porqué sucede”, afirma el geofísico Phil Livermore.

“El campo magnético normalmente es muy estable, pero de tanto en tanto hay una suerte de tormenta en el núcleo de la Tierra que lo desestabiliza de tal manera que se invierte”.

brújulaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionDesde que hemos estado en el planeta, el polo norte magnético ha estado en el polo norte geográfico.

Todo eso suena rápido pero el tiempo, como nos enseñó Albert Einstein, es relativo y cuando se trata de tiempo planetario, que el polo negativo se vuelva positivo y viceversa “tomaría unos mil… quizás 10.000 años”.

Así que no hay razón para preocuparse todavía. A menos de que… ¿cuándo fue la última inversión de polaridad?

La última vez que hubo una inversión completa fue hace unos 780.000 años y se la conoce como Brunhes-Matuyuma.

Después, hace unos 41.000 años, durante la más reciente glaciación, ocurrió una excursión geomagnética, que es como una inversión sólo que es temporal. Se llamó el evento de Laschamp y los polos volvieron a su posición original después de 250 años.

¿Y la próxima?

Mmm… nadie sabe. Son muy difíciles de predecir.

Tierra con mordiscoDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionConocemos mejor el espacio que el centro de la Tierra.

“Piensa cuán difícil es predecir el clima, a pesar de que vivimos en la atmósfera y medimos en tiempo real. Hacer pronósticos de más de 5 días es todo un reto para los meteorólogos”, señala Livermore.

“Ahora, imagínate predecir algo cuando para medir cualquier cosa tienes que atravesar 3.000 kilómetros de roca sólida. Tenemos muy pocas mediciones del núcleo de la Tierra y gran parte de nuestro conocimiento se basa en simulaciones numéricas”.

“Por eso las inversiones magnéticas son tan difíciles de pronosticar: sencillamente no entendemos bien qué pasa dentro del planeta“, añade el geofísico.

Pero ¿no tenemos ni siquiera una pista?

“Lo que sí sabemos es que el campo magnético se está debilitando un 5% por siglo, de manera que si lo proyectas al futuro, dentro de 2.000 años se invertirá”.

“La estructura del campo magnético durante la inversión se verá muy distinta”, advierte Livermore, y con razón.

Imagínate:

“Con campos magnéticos más débiles el polo norte podría estar en el Ecuador o múltiples polos norte y múltiples polos sur; sería más complicado”.

Pingüino con gafas de solDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image caption¡Feliz de que los polos queden en el Ecuador!

Entonces: si el campo magnético se fortalece, el polo norte estando donde estamos acostumbrados que esté.

Pero si se sigue debilitando ocurriría una inversión magnética, que tomaría muchos años, por lo que cabe preguntar, ¿que le pasaría a los humanos durante el cambio?

“El campo geomagnético es tremendamente importante porque actúa como una barrera que nos protege de la radiación del Sol”, explica la física solar Lucie Green.

“El campo magnético del Sol irradia el Sistema Solar llevado por el viento solar y sin nuestro campo magnético que interrumpe su camino, llegaría a la superficie de la Tierra”.

Ilustración mostrando el campo magnético y el viento solarDerechos de autor de la imagenDAVIDSZABO
Image captionEs lo que nos defiende de la radiación del viento solar.

De manera que, para los que somos aficionados a la ciencia ficción, nuestro campo magnético es como un escudo protector que lucha contra la radiación mortal que nos llueve del espacio.

Y la razón del tono del párrafo anterior es lo que vamos a descubrir ahora.

El Triángulo de las Bermudas del espacio

En este momento, hay un “problema técnico” en el campo magnético de la Tierra, a unos cuantos kilómetros sobre el planeta, que se extiende desde el sur de Brasil a lo largo del Atlántico hacia la costa oeste de África, que algunos llaman El Triángulo de las Bermudas del espacio.

Anomalía del Atlántico SurDerechos de autor de la imagenNASA
Image captionAnomalía del Atlántico Sur

Durante su carrera como astronauta con NASA, el astronauta Terry Verts estuvo más de 7 meses en la Estación Espacial Internacional y, cuando pasaban sobre esa región, sucedían cosas extrañas.

“En mi quinta noche, cuando me metí en mi saco de dormir que estaba pegado a la pared. Cerré mis ojos y ¡BUM! Un flash gigante blanco cegador se metió en mis ojos. Inmediatamente pensé: ‘¡ahí está! Es la Anomalía del Atlántico Sur. Es radiación'”.

Debido a que el escudo magnético de la Tierra es más débil en esa región, partículas minúsculas de radiación solar se cuelan y llegan más cerca de lo normal.

Los astronautas como Terry reportan ver flashes cuando sus ojos están cerrados y una explicación posible es que son causados porque la radiación del espacio incita las neuronas.

Pero ese no es el único efecto.

“No sólo nuestros cuerpos sino también nuestras computadoras se ven afectadas: de repente se apagan o se prenden solas y cosas por el estilo”.

Y ese Triangulo de las Bermudas espacial es todo un problema para los científicos.

“Desde muy temprano en mi carrera aprendí a no hacer mediciones cuando iba a pasar por la Anomalía pues te arruina todo: las partículas bombardean la nave y hacen que nuestros detectores muestren una especie de tormenta de nieve”.

Interferencia en televisión antiguaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image caption…como la televisión hace unas décadas.

Volviendo a la inversión geomagnética…

Esa Anomalía del Atlántico Sur podría darnos una pista de lo que pasaría en la Tierra durante una inversión de polaridad completa, pues es una especie de zona de prueba del futuro.

“Los efectos”, dice el geofísico Phil Livermore, “probablemente los notaríamos en la infraestructura eléctrica pero también en los satélites, que son susceptibles a la radiación del Sol. Potencialmente podría ser catastrófico pues dependemos tanto de ellos”.

La última inversión sucedió hace mucho pero “sabemos que la vida no se acabó“, apunta Livermore. Respecto al efecto en la naturaleza, como la migración de animales, “el proceso es tan largo que probablemente se adaptarían”.

Y los animales que somos los seres humanos, tenemos unos 2.000 años para prepararnos.